El Monóxido de Carbono

¿Qué es el monóxido de carbono?

El monóxido de carbono es una sustancia tóxica que ingresa al cuerpo a través de la respiración. Puede provocar dolor de cabeza, náuseas, vómitos, desmayos e incluso, la muerte.
Es altamente peligroso porque no es detectable a través de los sentidos. Carece de olor, sabor y color. Tampoco irrita los ojos ni la nariz. Por eso, es indispensable la correcta instalación de los artefactos por un gasista matriculado y mantener ventilados los ambientes.

¿Cómo se produce?

Todo material combustible rico en carbono (gas, petróleo, carbón, kerosén, nafta, madera, plásticos) necesita oxígeno para quemarse. Cuando la cantidad de oxígeno es insuficiente, la combustión es incompleta y se forma monóxido de carbono (CO).

Una de las principales causas de su origen en los artefactos a gas está en el mal estado de las instalaciones, como ser:

  • Insuficiente ventilación del ambiente en donde hay mala combustión.
  • Instalación de artefactos en lugares inadecuados.
  • Mal estado de los conductos de evacuación de los gases de la combustión, desacoplados, deteriorados o mal instalados.
  • Acumulación de hollín u otro material en el quemador.

¿Qué es el gas natural?

El gas natural es invisible, se le agrega, como medida de seguridad una sustancia llamada mercaptano, capaz de darle su olor característico para que pueda ser detectado por las personas en caso de pérdida.

El uso del gas natural es seguro en instalaciones y artefactos en buenas condiciones, no obstante, se pueden provocar fugas de gas debido a fallas o negligencia.